miércoles, septiembre 09, 2009

Selva Negra (II): Heidelberg

El hotel estaba junto a Marktplatz, donde se encuentra el Ayuntamiento, construido después de la Guerra de los 30 años en estilo barroco; y la Heiliggeistkirche, la iglesia mas grande y conocida de Heidelberg, que es mencionada por primera vez en un manuscrito de 1239. El actual edificio gótico tardío comenzó a construirse en 1398 en el sitio de una basílica románica. En el centro de la plaza se encuentra la Fuente de Hércules, construida entre 1706 y 1709 como recordatorio de los enormes esfuerzos para reconstruir la ciudad.


Desde allí salé la Hauptstraße, que cruza la ciudad antigua de parte a parte. Está llena de tiendas y restaurantes, y siempre hay un montón de gente y un ambientazo. Allí está el Hotel zum Ritter St. Georg, cuya belleza arquitectónica renacentista hacen de él uno de los edificios más valioso de la ciudad.


Todas las calles de alrededor están llenas de bares y restaurantes, bonitas plazas, y comercios que venden las cosas mas curiosas.


Como por ejemplo esta tienda, que vende absenta y accesorios, por lo que imagino que en Alemania si que es legal.


Pasé por la Jesuitenkirche que está en el centro arquitectónico del antiguo distrito de los jesuitas en la ciudad vieja, y que ahora es la principal iglesia católica de la ciudad. Fue construida desde 1712 hasta 1759 en estilo barroco, con el interior completamente blanco, solo con los capiteles de las columnas en color verde y chapado de oro.


Llegué hasta donde se encuentran los edificios de la Universidad Antigua y la Universidad Nueva. Fue fundada por Ruperto I en el año 1386 y es la universidad más antigua de Alemania. Durante la segunda mitad del siglo XVI la universidad pasó por un periodo floreciente, sin embargo, con el comienzo de la Guerra de los Treinta Años en 1618, la universidad declinó y en 1622 la entonces "Bibliotheca Palatina", biblioteca de la universidad, fue sustraída de la Heiliggeistkirche y llevada a Roma.
En 2006 uno de cada cinco habitantes de la ciudad era un estudiante universitario, lo que da a la ciudad un ambiente increíble.

7 comentarios:

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

tenías que haber comprado una botellita para la de Lavapiés ;)

Murasaki dijo...

Qué hermoso! Algún día iré a conocer esa zona de Alemania...

Curioso lo del absenta, no he conocido licor que tenga tanta "historia" detrás.

Masmi dijo...

Fanma: es cierto! no caí en ese momento, cachis!

Murasaki: si que tiene historia, la han consumido y contado mucha gente interesante.
Te gustará, es muy verde y con rincones preciosos.

conxa dijo...

que chulo!!!

Yo compre absenta en Budapest, pero mi cuerpo serrano ya no está para absenta...

Voy a refcrearme otro poquito en las fotos. La iglesia impresiona con tanto blanco eh??

conxa dijo...

te hizo muy buena temperatura eh??

JAAC dijo...

Me encanta pasear por las calles medievales de las ciudades. Es casi como volver al pasado y veo que allí están muy cuidadas. Nos encanta ir por sitios con aspecto antiguo o con aspecto muy nuevo, no estamos nunca contentos con lo "contemporaneo" ;-)

La iglesia me parece de los más curiosa. Casi todas las que hemos visto suelen estar recargadas hasta más no poder con pinturas, imágenes, mosaicos,... lo que sea. Seguro que da mucha sensación de amplitud.

Masmi dijo...

Conxa: buenísima, esos días incluso mucho calor.
El mio tampoco está para eso, prefiero cosas mas suaves :-)

JAAC: están cuidadísimas, y fue un placer pasar por sus calles.
La iglesia daba esa sensación, y también de luminosidad.