lunes, mayo 31, 2010

Italia (VIII): Verona

A pesar de levantarme temprano el día salió torcido. Cuando llegué a la estación el tren hasta Verona no salía hasta casi las 11. Mi idea era, al llegar dejar la maleta e irme a ver Mantova, pero el tren que iba allí no salía hasta mas tarde de las 2. Así que ya me quedé a comer en Verona. Además estaba lloviendo, y cuando fui al hotel después de comer me dijeron que no tenían mi reserva y que estaba completo. Menos mal que encontré otro sitio pronto, y además céntrico cerca de la Piazza Bra, la plaza central de Verona.


En la plaza esta el Arena, un anfiteatro romano que fue construido en el año 30 en un lugar que entonces estaba fuera de las murallas de la ciudad y que tiene una capacidad para 30.000 espectadores. Los ludii (espectáculos y juegos) que se escenificaron allí fueron tan famosos que los espectadores solían venir de muchos otros lugares. Ahora es conocido por las producciones de óperas que se realizan en él.


Continué por el Corso Porta Borsari cruzando por la puerta del mismo nombre. La Porta Borsari es una puerta de la muralla romana. En la época romana se llamaba Porta Iovia por la presencia del vecino templo dedicado a Giove Lustrale. En la edad media se llamó Porta di San Zeno, mientras que el nombre actual se refiere a los Bursari, es decir los guardias que cobraban los aranceles.


Y llegué a la Piazza delle Erbe, la plaza más antigua de Verona. Se encuentra sobre el Foro Romano. En la época romana era el centro de la vida política y económica. El monumento mas antiguo de la plaza es una estatua llamada "Madonna Verona", que es realmente una estatua romana fechada en el 380. Frente al Palazzo Maffei se encuentra la columna de mármol blanco, en cuya parte superior está el León de San Marcos, símbolo de la República de Venecia.


El lado norte lo ocupa el ayuntamiento con la torre dei Lamberti, que es una torre medieval de 84 metros. Su construcción se inició en 1172. En mayo de 1403 un rayo cayó sobre la torre y en 1448 comenzó la restauración y elevación, que duró hasta 1464. Su gran reloj se añadió en 1779.


Muy cerca está la Casa Di Giulietta, un edificio que se remonta al siglo XIII, con una preciosa fachada de ladrillos y que han convertido en una atracción turística, como si Romeo y Julieta hubieran existido de verdad. Las paredes del pasillo que lleva al patio están llena de notas dejan los enamorados. La ventana gótica y el balcón donde cuenta la historia que salió Julieta para ver a Romeo fueron creados a inicios del siglo XX para preparar el escenario que los visitantes querían ver.

4 comentarios:

Nora dijo...

Pasa que hasta en Italia saben que lo tuyo no es levantarte temprano y corrieron los horarios de los trenes pensando en vos llegarías más o menos a esas horas :D
Suerte que conseguiste un hospedaje pronto, aunque no habrá sido nada grato pasar por una situación así.
Las fotos me dejan sin palabras y las tres últimas emocionan.
Me llama la atención que no hayas puesto fotos de lo que comiste por esos lados.

JAAC dijo...

Además está la tradición de tocarle un pecho a la estatua de Julieta...

No comentas cómo dejan los enamorados sus notas :-S demasiado asqueroso para ser "romántico" :-( con un chicle pegado!

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Que tontos somos los turistas, queremos balcón de julieta, pues venga.

Bueno, de todos modos, el balcón les quedo bastante chulo.

Masmi dijo...

Nora: es cierto, se me pasó hacer fotos de la comida, y eso que estaba muy rica.

JAAC: si si, es verdad, las pegan así, puaj! :-)

Fanma: si, si, no les quedó mal :-)
Pero la mayoría de la gente va allí pensando que es la casa autentica de Julieta!!