domingo, junio 14, 2009

Universimad 2009 (y III)

Las actuaciones continuaron con Le Punk, una banda madrileña que surge en el año 2000 fruto del afortunado encuentro de 5 músicos curtidos en diferentes proyectos musicales que deciden aportar su talento para desarrollar una perspectiva creativa diferente. Tras su debut en 2003 "La Logia de la Canalla", editaron un segundo álbum "No Disparen al Pianista" con la producción de Fino Oyonarte, y una mezcla circense y teatrera, en la que se mezclan todo tipo de estilos como tango, swing o blues.


Ahora están presentando su tercer disco "Mátame", que supone una superación para ellos tras las marchas de Tuli y César Pop, y la decisión de evitar un sonido más buscado y volver a un rock directo, con un sonido sucio y cercano en ocasiones al ska. Se han unido con sus amigos de No Reply a los vientos metales y se contagian de sus ritmos y el resultado final se nota.


La actuación de Corcobado comenzó cuando el sol estaba poniéndose, y le daba en toda la cara, lo cual le molestó bastante. Como dijo Diego Manrique cuando le presentó, era la primera vez que veía a Corcobado actuar bajo el sol y esperaba que no se desintegrara. Javier Corcobado nació en Frankfurt (Alemania) en 1963, hijo de emigrantes madrileños. A los dos años su familia se mudó de nuevo a Madrid. Poeta y músico de la desesperación y el desgarro, autodestructivo, arriesgado y excesivo siempre.


Después tocaron The Unfinished Sympathy, que estan presentado su nuevo disco "Avida Dollars", publicado tres años después de su anterior y destacable "We Push You Pull". El título es un juego de palabras que hizo Salvardor Dalí con su nombre cuando fue a trabajar a EEUU. Un trabajo con gran variedad de texturas y grabado con su productor habitual, Santi Garcia.


Y terminé mi día de conciertos con la actuacion de We are Standard, la banda de Bilbao, que tras el fogonazo inicial que supuso “3.000W – 40.000V” está arrasando con su último disco contiene nueve dardos, entre los que se cuenta una remezcla del gran Arthur Baker, que incitan a la euforia. Producido por Andy Gill de Gang Of Four, no ha hecho sino sacar a la luz las posibilidades y los recursos de un grupo que cuenta, además de lo mencionado, con la rotundidad de un directo sin grietas que no hace más que potenciar sus cualidades.


Podría hablarse de post-punk, o de punk-funk, o de neofunk, o de dance rock, para definir el sonido en el que caben reminiscencias y guiños de grupos como Joy Division, Out Hud, Spacemen 3, The Rapture, Death in Vegas, Stooges o Happy Mondays. En directo son una máquina ritmica, que pusieron a todos los asistentes al festival a bailar.

3 comentarios:

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Me gusta la penultima foto de we are standard...que buenos son...me encantaría verlos en directo.

Masmi dijo...

A ver si tenemos suerte y les podemos ver otra vez este verano ;-)

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Os, si.....si si si