martes, febrero 24, 2009

Lisboa (XII) - Alfama

Después de bajar del Castelo de São Jorge pase por la Igreja de São Vicente de Fora. Su nombre, que en castellano significa San Vicente de Fuera, se debe a que en 1173 fue proclamado San Vicente patrón de Lisboa, y ese año se trajeron sus reliquias desde el Algarve y esta iglesia se levantó para celebrar el acontecimiento fuera de las murallas de la ciudad. Es obra del arquitecto Filippo Terzi y no se remató hasta 1627. Tiene torres a ambos lados y una fachada de estilo italiano. Junto a la iglesia había un animado mercado.


Junto a ella está la Igreja de Santa Engrácia. El actual edificio está en el solar donde ya había sido erigida una iglesia en 1568. La iglesia original fue constantemente modificada, de tal modo que en la actualidad no queda nada de la original. La versión primera fue víctima de un temporal, en 1681. La primera piedra del nuevo edificio barroco, fue colocada en 1682, prosiguiendo las obras durante 284 años. Duraron tanto tiempo que valió la expresión popular "obras de Santa Engrácia" para designar algo que nunca se acaba. La iglesia fue acabada en 1966.
El templo pasó a tener la función de Panteão Nacional a partir de 1916. Entre los personajes ilustres que están allí sepultados encontramos sobre todo presidentes de la República Portuguesa, escritores como Luís de Camões, la fadista Amália Rodrigues, y héroes de la historia de Portugal, tales como Nuno Álvares Pereira, el Infante D. Henrique y Vasco da Gama.


Desde ahí me interné en el barrio de Alfama, el más antiguo y uno de los más típicos de Lisboa. Su nombre deriva del árabe al-Hammam (الحمة), que significa los baño o las fuentes.
La razón para el nombre de Alfama se ve confirmado por un grupo de manantiales minerales y medicinales asociados con una falla geológica que corta las capas del Mioceno. Gracias a esta serie de fuentes con un importante caudal, Alfama fue antes de la construcción del Acueducto de Aguas Livres, la zona de Lisboa con menos problemas de falta de agua.



Las aguas de Alfama se introdujeron en 1868 en la red de abastecimiento público de Lisboa con la construcción de un tanque de la recogida de agua y una estación elevadora movida a vapor. Estas aguas con temperaturas que en algunos casos están por encima de 20 ° C, y llegaron a clasificarse a finales del siglo XIX como minerales y medicinales, se han explotado al menos desde el siglo XVII como en unos baños públicos, que estuvieron en funcionamiento hasta las primeras décadas del siglo XX.


Alfama fue donde se establecieron los árabes en la antigüedad, dejando de ser el barrio de la clase pudiente ya en la Edad Media, convirtiéndose en el hogar de pescadores y obreros. No fue muy afectada por el terremoto de 1755, por lo que conserva intacto el trazado de las kasbahs, con calles estrechas y laberínticas.
Es un barrio muy peculiar, se asemeja a un antiguo pueblo en el que las personas se conocen entre sí, se sientan a las puertas de su casa, y se saludan al encontrarse. Es conocido internacionalmente por sus restaurantes y casas de fado.

8 comentarios:

conxa dijo...

la mitad de los datos que apuntas ni los sabía,pero de lugares para cenar y para tomar buen vino, oye lo que aprendí!!!! jajajajjaja

(soy un desastre en algunos aspectos lo reconozco)

Masmi dijo...

¿Viste la cantidad de lugares para tomar un vino o comer algo que tiene?
Me encantan los sitios así, como el Carmen en Valencia, aunque el nuestro ha perdido un poco el aire a pueblo :-)

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

me gustan especialmente la foto del callejón de paredes color teja.

Masmi dijo...

Esos callejones son una pasada!!

JAAC dijo...

Recuerdo la visita al panteón, no había nadie más que nosotros, un lugar muy curioso.

Los trazados antiguos tienen un encanto especial. Nada comparado a las grandes avenidas que se diseñan ahora. Eso sí, mucho más cómodo el diseño actual :-)

No nos va a dar tiempo de comer en tantos sitios!! jajaja

Masmi dijo...

Si que es un edificio curioso, ahí plantado solo en esa explanada.
Hay que intentar probar todas las comidas que se pueda :-)

miracle dijo...

Las reminiscencias árabes es lo que tienen, mucho encanto...
No se por que me ha venido a la mente Granada, ya se que no tiene nada que ver... es mi obsesión, lo sé...

Masmi dijo...

Cualquier cosa que te recuerda a Granada te lleva para allá, es normal :-)
Deberíamos estar eternamente agradecidos al legado árabe que hay en nuestra tierras, es todo un tesoro.